La nube para mejorar la relación con los clientes

Desde el punto de vista empresarial, la pregunta sobre cómo ganar eficiencia en la atención al cliente siempre está en el aire. Gracias a la tecnología y entornos cloud se puede mejorar la relación con los consumidores y atraer más su atención a través estrategias comerciales en el punto de venta. Desde que usamos de forma generalizada los dispositivos móviles con acceso a Internet, las redes sociales y otros tantos canales de información, existen miles de posibilidades que incrementan tanto el nivel de exigencia de los consumidores como el poder acercarse a los mismos para ofrecerles nuestro producto o servicio.

Si tenemos en cuenta el punto de venta, los consumidores adoptan sus decisiones de compra en éste en función de sus experiencias en el mismo establecimiento. La tecnología juega aquí un papel muy importante y teniendo en cuenta que las compras en el futuro serán online, hay que empezar por unificar la experiencia real y emocional con la virtual. El objetivo es personalizar la experiencia en la tienda para ofrecer algo distinto a los usuarios, ofrecer experiencias que generen una conexión emocional a los clientes para fidelizarlos. El mundo virtual debe llevarle a la tienda física y viceversa.

Y aquí es donde entra la tecnología alojada en entornos cloud para permitir en tiempo real dar un mensaje personalizado a cada cliente cuando se encuentra en el punto de venta. ¿Cómo? Kioscos interactivos que llamen la atención del usuario, soluciones de cartelería, sistemas de videowall, cartas y menús interactivos y aprovechar también las tecnologías de los smartphones como apps para que inviten al consumidor a interactuar con los productos y servicios del establecimiento.

Gracias a la implantación del software en entornos cloud adaptados a las necesidades de cada empresa, gracias a la flexibilidad y escalabilidad para mejorar el coste de inversión, un comercio puede ofrecer en tiempo real mensajes personalizados a cada uno de sus clientes informándoles de las ofertas del día o de promociones basadas en sus intereses según el histórico de compras anteriores prácticamente en tiempo real. La tecnología casi sabrá decirnos qué vamos a comprar en unos años.