¿Estás listo para un apagón web?

Ante los imprevistos del día a día, ¿cómo prepararse para tratar de evitarlos? Partamos del lógico punto de vista de que todas las empresas tratan de satisfacer las demandas de comunicación y atención a sus clientes. Esto requiere soportar cada vez más servicios tecnológicos que requieren de conexión permanente a Internet para atender todas sus demandas. Pero, ¿y si se cortase esta conexión a Internet que la soporta? El temido ‘apagón web’ o ‘shut-down’, como los sufridos recientemente por compañías como Amazon, Google y BT, son el gran miedo de los directores de TI (CIOs) y de Marketing (CMOs) debido a que estas grandes marcas de consumo ya basan la mayor parte de sus estrategias comerciales y de marketing en estos servicios web.

Del otro lado están los usuarios, que cada vez interactúan más en Internet, es decir, desde aplicaciones en la nube, herramientas online de gestión a través de todo tipo de dispositivos como smartphones, tabletas, notebooks… Sin duda hay que estar preparado ante cualquier imprevisto que ponga en peligro tanto la seguridad web, como la fiabilidad o la calidad de las redes y las aplicaciones de comunicación con nuestros clientes y consumidores. El enorme esfuerzo en comunicación puede irse al traste si finalmente lo que falla es la tecnología. Para tratar de evitar estos problemas las ‘tecnologías de punta’ o la ‘innovación disruptiva’ son actualmente los desafíos más actuales para los CIOs y CMOs.

Cuando no queda más remedio que reaccionar ante un ‘apagón’ hay que ser rápidos y eficaces. Cortes como los sufridos por Amazom, Google y BT suponen millones de quejas, la insatisfacción de los clientes, daños en la reputación de las marcas e importantes pérdidas económicas.

¿Y cómo evitarlos? Pues desarrollando una estrategia que incluya la realización de pruebas de rendimiento y controles de calidad que identifiquen los fallos desde el primer momento para así eliminarlos. De este modo se consigue testear de manera rápida y eficaz las aplicaciones basadas en la web y para móviles. De esta forma, al menos, se simplifica el proceso de desarrollo y se evita en la medida de lo posible los tan temidos desastres web. ¿Y tú estás preparado? Consúltanos para conocer la escalabilidad de tu hosting ante problemas de conexión como cuando ‘sufres’ un aluvión repentino de visitas.