Sostenibilidad y tecnologías digitales en tiempos de incertidumbre

Combinar la sostenibilidad y las tecnologías digitales es la clave para impulsar la transformación doble y alcanzar la competitividad de los países europeos, más aún en tiempos de incertidumbre; por lo menos así lo considera Jean-Marc Ollagnier, CEO de Accenture en Europa. 

A su juicio, 2021 es el año de la transformación doble: encontrar nuevas fuentes de valor en el punto en el que las tecnologías digitales y la sostenibilidad se cruzan. 

En una entrada de blog ha explicado que las compañías que siguen esta estrategia aumentan 2,5 veces sus posibilidades de situarse entre las empresas con mejor rendimiento futuro. De hecho, así lo constata un reciente estudio desarrollado a escala global por la compañía que representa. 

“El liderazgo precoz que han demostrado las compañías europeas en materia de sostenibilidad debería convertirlas en candidatas naturales para llevar a cabo esta transformación doble. Sin embargo, y a pesar de las múltiples preocupaciones que se ciernen sobre sus perspectivas económicas, pocas ya han iniciado este viaje”. 

Entonces, en primer lugar, las compañías europeas deben tomar consciencia de esta oportunidad y aprovecharla; conocer su potencial y aplicar las mismas estrategias que han llevado al éxito a los “transformadores dobles”, al tiempo que empoderen y nutran a sus equipos para que puedan desarrollar esta transformación. 

Jean-Marc Ollagnier se ha hecho eco de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que ha asegurado que el PIB (Producto Interno Bruto) mundial aumentará un 4,2 % en 2021, impulsado por las campañas de vacunación contra la COVID-19, las políticas de salud coordinadas y el apoyo financiero de los gobiernos. 

Sin embargo, en la encuesta realizada por Accenture (a cuatro mil 50 altos directivos de grandes compañías a escala mundial) se ha revelado cierta preocupación por el ritmo al que se producirá la recuperación económica. 

“De hecho, mientras los encuestados de Asia-Pacífico anticipan un repunte relativamente rápido, los directivos de Europa y Norteamérica prevén una recuperación de la curva en forma de U, que puede tardar hasta 18 meses”. 

Solo el 45 % de los altos directivos europeos, y el 48 % de los estadounidenses, cree que cumplirán sus objetivos de crecimiento en 2021. En Europa, especialmente los de Italia y España son los más pesimistas, ya que sólo el 34 % y el 31 %, respectivamente, esperan alcanzar sus objetivos de crecimiento este año. 

Hay que destacar que solamente cuatro sectores económicos europeos anticipan una vuelta a los niveles de crecimiento anteriores a la COVID-19, antes de doce meses. 

Se trataría del sector sanitario, la industria farmacéutica, y los sectores de software y plataformas, y comunicación, medios y entretenimiento. “Además, muchos altos directivos europeos consideran que sus organizaciones perdieron terreno frente a sus competidores de Asia-Pacífico entre mayo y noviembre de 2020”. 

La evolución digital y sostenible 

El ejecutivo ha mencionado que las compañías europeas ya están dando prioridad a la sostenibilidad y las tecnologías digitales en sus estrategias de recuperación a corto plazo y de competitividad a medio plazo. 

Ha insistido en que es prioritario combinar tecnología y sostenibilidad, tanto para los directivos como para los inversores europeos. En materia de sostenibilidad, recordó que las compañías europeas se han situado a la vanguardia en la implementación de medidas de eficiencia energética, en el ámbito de IT (Tecnologías de la Información) y la sostenibilidad en sus cadenas de suministro. 

“Europa se ha quedado, sin embargo, atrás en la adopción de nuevas tecnologías, aunque está en el camino de cerrar la brecha: cerca del 40 % de los encuestados europeos asegura estar realizando grandes inversiones en tecnologías como Inteligencia Artificial o cloud”. 

Un 36 % de los encuestados, concretamente en España, tiene previsto realizar grandes inversiones en Inteligencia Artificial y un 32 % en cloud, mientras que otro 29 % está reequilibrando sus inversiones para centrarse más en modelos de negocio sostenibles. 

Para Ollagnier, la sostenibilidad impulsada por la tecnología no solo es buena, sino que, además, es un buen negocio. Y es que la sostenibilidad y la tecnología están presentes en los informes de resultados de alrededor del 50 % de las empresas más grandes de Europa, pero solo el 5 % los aborda de forma conjunta. 

Incluso aquellas empresas que reconocen la oportunidad de llevar a la práctica esta transformación doble han de superar distintas barreras: desde la definición de un modelo de negocio viable en torno a prácticas y productos sostenibles, a la asignación de recursos, la movilización de la organización y los temas relacionados con la escala”. 

También ha dejado claro que la intersección de las tecnologías digitales con la sostenibilidad tiene un tremendo valor para los “transformadores dobles”, no solo para acelerar la recuperación económica tras la pandemia, sino para posicionarse de cara al crecimiento futuro. 

“Es el momento de que Europa aproveche esta oportunidad de impulsar la resiliencia y lograr un mayor crecimiento con un futuro financieramente sólido”, refirió en su publicación.