Migrar a la nube reduce significativamente la emisión de dióxido de carbono 

Según lo revelado por un nuevo estudio de Accenture, la migración a la nube pública puede lograr una reducción significativa de dióxido de carbono, disminuyendo un 5,9 % en total de emisiones de TI (Tecnologías de la Información)

La cifra se traduciría en casi 60 millones de toneladas de dióxido de carbono a escala global, por año, el equivalente de quitar 22 millones de coches de las carreteras. 

Este análisis de Accenture está basado en su propia experiencia en el apoyo a migraciones sostenibles de cloud para sus cientos de clientes a escala mundial y se encuentra detallado en el informe The Green Behind The Cloud. 

El documento, de acuerdo a lo explicado en un comunicado de prensa, señala la manera en que las compañías pueden obtener mayor valor de un uso respetuoso con el medioambiente y la actividad de los servicios de cloud, sin importar en cuál fase se encuentren; la intención es lograr un menor impacto medioambiental

“Las empresas se enfrentan a una mayor presión para resolver los grandes retos socioeconómicos y cambiar hacia prácticas más responsables y sostenibles, al mismo tiempo que impulsan la rentabilidad”. 

Hay que recordar que Strategy–UNGC, un estudio de Accenture, señalaba que el 59 % de los CEO se encontraba desplegando energías renovables y de bajo carbono en su actividad diaria, mientras que el 44 % veía un futuro sin carbono para su empresa. 

Dos tercios de los encuestados veían tecnologías de nube como un factor fundamental para acelerar el cambio y hacer realidad sus compromisos medioambientales. 

El significativo impacto medioambiental 

En el comunicado oficial se ha explicado que las soluciones sostenibles de cloud, además del significativo impacto medioambiental, ofrecen algunos beneficios financieros. 

Basado en su experiencia con clientes, el análisis de Accenture muestra hasta un 30-40 % de ahorro en el costo total de propiedad de la nube pública, impulsado por una mayor flexibilidad de los profesionales, mejores tasas de utilización de los servidores y una infraestructura más eficiente en términos de energía. 

La sostenibilidad y los beneficios financieros de la migración a la nube, según el informe, varían en función de tres factores claves: el servidor de cloud seleccionado, el nivel de ambición para la optimización de la nube y el nivel de innovaciones en materia de sostenibilidad. 

Mercedes Oblanca, directora gerente de Accenture Technology, ha afirmado que las empresas se están moviendo rápidamente a la nube para favorecer la innovación y el ahorro de costos, pero que la sostenibilidad también debe ser considerada como un motor principal. 

“Sin embargo, no existe un único enfoque para la migración sostenible a la nube. Las compañías deben entender las decisiones de migración, diseño e ingeniería que determinarán directamente cuán sostenibles son sus soluciones y los beneficios que éstas impulsan”. 

En este sentido, y especialmente en relación a la optimización de la nube, el informe señala tres niveles de ambición en el primer viaje hacia la sostenibilidad en la nube: migraciones estratégicas sin grandes rediseños, aplicación de prácticas sostenibles de ingeniería de programas informáticos y la optimización de la aplicación para el “tejido de la nube”. 

Nino Herrería, director gerente de Accenture Strategy, ha explicado que la cloud sostenible puede producir un efecto doble para el valor de la acción y las partes interesadas, al reducir simultáneamente los costos y las emisiones de dióxido de carbono

“Además, la magnitud de la reducción de carbono lograda mediante las migraciones a la nube puede contribuir a cumplir los compromisos relativos al cambio climático”. 

A su juicio, igualmente puede ayudar a impulsar nuevos niveles de innovación, lo que conducirá a un balance más ecológico y a un planeta más verde, en términos de impacto medioambiental

La nube vs. infraestructura convencional 

El análisis de Accenture, en resumen, ha señalado que las migraciones iniciales a la nube (por sí solas) pueden reducir las emisiones de dióxido de carbono en más de un 84 %, en comparación con la infraestructura convencional. 

“Las reducciones pueden incrementarse, incluso más, hasta un 98 %, mediante el diseño de aplicaciones específicas para la nube”. 

Accenture, para obtener una puntuación actual de las emisiones de dióxido de carbono en la nube y las recomendaciones para reducir la huella de carbono, proporciona un módulo de Asesoría de Nube Verde, como parte de su plataforma myNav, para los clientes interesados en impulsar sus objetivos medioambientales. 

Se ha informado que el informe se ha publicado justo después del anuncio de la compañía sobre la formación de Accenture Cloud First, con una inversión de tres mil millones de dólares en tres años, para ayudar a los clientes de todas las industrias a convertirse de forma rápida en negocios “cloud first” y acelerar su transformación digital para obtener un mayor valor a velocidad y escala.